En relación a los niños, procuramos seleccionar una profesional que sea y/o que posea:

• Afectuosa, flexible, solidaria, tolerante y orientadora.

• Equilibrada y coherente en el desarrollo de sus funciones.

• Creativa, alegre, optimista, con iniciativa, ansias de superación y en permanente formación y actualización.

• Generadora de situaciones, experiencias y ambientes dinámicos y creativos que permitan aprendizajes significativos.

• Capaz de actuar en conformidad a una formación y capacitación profesional, que permita alcanzar los objetivos educativos de nuestra institución.

• Una imagen agradable, limpia y cordial.

• Capaz de valorar la importancia que tiene la etapa de la Educación Maternal y Preescolar en la formación del ser humano.

• Buena salud física mental, debido a que la actividad con niños en edad maternal y preescolar exige del docente enfrentar a diario múltiples reacciones.

 

En relación con las familias, la docente debe mantener una actitud de:

• Discreción.

• Contención.

• Apertura al diálogo.

• Calidez.

• Comunicación sincera.

• Serenidad.

• Solidaridad.

• Respeto.

 

En relación con la institución, la docente debe asumir actitudes de:

• Colaboración

• Coherencia con los objetivos

• Compañerismo e integración con el equipo de trabajo

• Responsabilidad

• Sentido de pertenencia

• Apertura al diálogo y la comunicación de ideas

• Honestidad para asumir logros y dificultades

• Interés por acrecentar su formación

• Respeto para todo el personal docente, administrativo y obrero que la labora en la Institución.